En el año 1942 llegan a Valledupar los primeros misioneros norteamericanos, con la finalidad de abrir una obra misionera; en el municipio de Valledupar, cristalizándose con la creación de la Iglesia Evangélica Ebenezer. Labor que continuaron los misioneros Ernesto y Ruth Grainger y quienes trajeron consigo una Visión Educativa que se dio en virtud, de la necesidad de brindar una educación cristocentrica a los hijos de los hermanos en la fe, que la requerían y hacían parte de la reciente obra evangelistica, en el municipio de Valledupar orientada por los misioneros norteamericanos.

Los esposos Graninger, regresaron a los Estados Unidos, siendo reemplazados por los misioneros Wilford y Evelyn Hunt, quienes continuaron con el servicio educativo ofrecido dentro de las instalaciones de la iglesia; acompañados por las hermanas Laudith Guerra, Anita Sierra, Herminia Salas y Corina Santana. Pasados trece años, se gestiono la legalización del servicio educativo, en los grados de la básica primaria; lográndose de la Secretaria de Educación Pública del Departamento del Cesar, la Licencia de funcionamiento a la ESCUELA EBENEZER a través de la Resolución No.00108 del 07 de diciembre de 1973, para entonces la hermana Ligia M. de Pedrozo era la directora, y las docentes de primaria Sol Zuleta, Alcira Flórez.

En el año 1983 se dio cambio del nombre de la Escuela Ebenezer, por Colegio Evangélico Ebenezer, siendo Ángel Flórez el presidente de la Comunidad Ebenezer y la Directora de la Escuela Ebenezer Eleida Castilla. Treinta y dos años mas tarde, mediante Resolución No. 079 del 15 de diciembre de 1992 se legaliza la ampliación del servicio educativo, del nivel de básica secundaria, gestión adelantada por el presidente de la Comunidad Evangelica Ebenezer, Fabio Calderón Loaiza y la Directora de entonces Elsa de Wagner.

El año 1997 adscrito al CASD, se hace la proclamación de los primeros bachilleres, bajo la dirección de la Licenciada Maritza Puentes Cossio, desde entonces se laboro con un personal idóneo, y con mucho compromiso, construyendo patria y dejando un legado espiritual en todo la comunidad Ebenezerista.

Scroll to top